LUN - VIE7:30AM - 5:30PMLLÁMANOS034 444 35 07ESCRÍBENOScontacto@medifesas.com
7558-1200x800.jpg

Un mega estudio con datos de todo el mundo concluyó que los niños que están por nacer perderán entre 4 y 30 meses de vida dependiendo del país donde crezcan debido a la contaminación.

La contaminación del aire reducirá hasta en 30 meses la expectativa de vida de miles de bebés alrededor del mundo. 

La contaminación del aire se ha convertido en un problema generalizado alrededor del mundo y el precio para la generación que está naciendo en este momento será alto: serán una generación que verá reducir su expectativa de vida en 20 meses sólo por culpa del aire con niveles no saludables de material particulado y otras sustancias.

Así lo reveló el informe que cada año prepara el Instituto de Efectos en la Salud y el proyecto de Carga Global de Enfermedades del Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud tomando datos de países alrededor del mundo.

Lo interesante de este trabajo, que traza un panorama general, es que pone en perspectiva el precio en salud que estamos pagando por cuenta del aire que respiramos frente a otros factores de riesgo más conocidos como la dieta, la presión arterial o el tabaco. La contaminación del aire contribuyó a casi una de cada 10 muertes en 2017, lo que la convierte en una causa de muerte mayor que la malaria y los accidentes de tráfico, y es comparable a la de fumar, según el estudio.

En 2017, la contaminación del aire ocupó el quinto lugar entre todos los factores de riesgo de mortalidad a nivel mundial, lo que representa casi 5 millones de muertes prematuras y 147 millones de años de vida saludable perdidos. La PM2.5 ambiental representó 2,9 millones de muertes, mientras que la contaminación del aire en los hogares representó 1,6 millones de muertes. El ozono representó alrededor de 472,000 muertes tempranas en 2017.

El peor escenario se vive en el sur de Asia donde los niños verán recortadas sus vidas en al menos 30 meses frente a la generación previa. En África subsahariana esta cifra se mantiene alta y ronda los 24 meses según los cálculos de los expertos.

“Que la vida de los niños se acorte tanto fue un shock”, comentó Robert O’Keefe, vicepresidente del Health Effects Institute, durante la presentación del informe.

El informe rastreó datos de la calidad del aire exterior como las partículas finas (material particulado que mide menos de 2.5 micrómetros en el diámetro aerodinámico, o PM2.5) y el ozono que se encuentra cerca del nivel del suelo (ozono troposférico). También hizo un seguimiento de la exposición a la contaminación del aire en los hogares por la quema de combustibles como carbón, madera o biomasa para cocinar.

Se estima que más del 90% de las personas en todo el mundo viven en áreas que exceden la Guía de la OMS para el aire saludable. Más de la mitad vive en áreas que ni siquiera cumplen con el objetivo de calidad del aire menos estricto de la OMS.

Diabetes y aire contaminado, un hallazgo importante

Hasta ahora y por muchos años los factores de riesgo reconocidos por los médicos como detonantes de la diabetes tipo 2 incluían un alto nivel de azúcar en la sangre, un alto índice de masa corporal, una dieta deficiente y fumar. Pero  recientemente varios estudios epidemiológicos en Asia, Europa y América del Norte, apoyados por investigaciones toxicológicas, han proporcionado pruebas sólidas para pensar que el aire contaminado también debe ser incluido en esa lista.

En 2017, según el nuevo estudio,  la exposición a PM2.5 se convirtió en el tercer factor de riesgo principal para las muertes por diabetes tipo 2 después del alto nivel de azúcar en la sangre y el alto índice de masa corporal.

Ref: Redacción vivir, El Espectador


31291-1200x801.jpg

El consumo excesivo de sal, azúcar o carne o carencias en cereales integrales y frutas están provocando una crisis de salud de inmensas proporciones.

Una de cada cinco muertes en el mundo en 2017 estuvo relacionada con una mala alimentación, ya fuera por un consumo excesivo de sal, azúcar o carne y por carencias en cereales integrales y frutas, según un estudio divulgado el jueves.

La casi totalidad de estos 11 millones de muertes fueron provocadas por enfermedades cardiovasculares y el resto por cáncer o diabetes de tipo 2, asociada a menudo con la obesidad y los modos de vida (sedentarismo, alimentación desequilibrada), según el estudio divulgado en The Lancet.

Este estudio se inscribe en la línea de otros dos informes publicados en enero que subrayaban el vínculo entre alimentación, medioambiente y cambio climático.

“Estos tres fenómenos interactúan: el sistema alimentario no es solo responsable de las pandemias de obesidad y desnutrición, sino que además genera entre 25 y 30% de las emisiones de gases de efecto invernadero”, aseguran los especialistas, que apuntan en particular a la ganadería.

Para alimentar de manera sana a los 10.000 millones de seres humanos con los que la Tierra contará en 2050 y proteger a la vez el medioambiente, uno de estos estudios ya preconizaba dividir por dos el consumo mundial de carne roja y de azúcar, así como doblar el de fruta, verdura y nueces.

Por otro lado, lograr el objetivo recomendado de “comer cinco frutas y verduras diarias” representaría solo el 2% de los ingresos de los hogares en los países ricos, pero más de la mitad en los países más pobres.

El estudio publicado el jueves sobre 195 países, estima que más de la mitad de las muertes en 2017 estuvieron causadas por carencias de nueces, granos integrales, leche y cereales integrales. En cambio, las bebidas azucaradas, la carne transformada y la sal son demasiado consumidas.

Casi 2.000 millones de personas están “sobrealimentadas”, mientras que casi 1.000 millones sufren malnutrición, según la ONU.

“Este estudio muestra lo que pensamos muchos desde hace años: una mala alimentación es el principal factor de riesgo” de muerte prematura en el mundo, según uno de sus autores, Christopher Murray, que dirige el Instituto de Metrología y Evaluación de la Salud, organismo financiado por la fundación Bill y Melinda Gates.

“La falta de fruta, verdura y cereales en nuestra alimentación” es una constante en el mundo, así como el “exceso de sodio”, subraya.

El estudio revela grandes disparidades, según los países. Uzbekistán, con 892 muertos por 100.000 habitantes, y Afganistán registran el mayor número de decesos relacionados con una mala alimentación.

En cambio, las cifras menos elevadas se dan en Israel (89 muertos por 100.000 habitantes), Francia, España y Japón.

Los autores mencionan sin embargo la disparidad en la obtención de datos para cada uno de los regímenes alimentarios: si bien las informaciones de obesidad estaban disponibles en 95% de los países, las que atañen el consumo de sodio solo se encontraron en 25% de los países.

Los autores admiten además que el vínculo entre alimentación y muerte no puede establecerse con tanta certidumbre como con otros factores de riesgo, como por ejemplo el tabaco.

 

Ref: AFP, El Espectador


13494-1200x800.jpg

Un estudio revela que los daños ocasionados en el cerebro por esta sustancia siguen progresando durante las primeras semanas de abstinencia. Los resultados rebaten la creencia de que las alteraciones de la materia blanca empiezan a normalizarse después de dejar el consumo.

Seis semanas después de haber dejado de beber siguen produciéndose cambios en la materia blanca del cerebro. SINC

Investigadores del Instituto de Neurociencias de Alicante (centro mixto del CSIC y la Universidad Miguel Hernández) y el Instituto Central de Salud Mental de Mannheim (Alemania) han demostrado que los daños cerebrales producidos por el consumo de alcohol siguen progresando cuando cesa la ingesta.

En concreto, el estudio –publicado en la revista JAMA Psychiatry– muestra que seis semanas después de haber dejado de beber siguen produciéndose cambios en la materia blanca del cerebro. Estos resultados rebaten la creencia de que las alteraciones en el cerebro empiezan a normalizarse inmediatamente después de abandonar el consumo.

“Seis semanas después de haber dejado de beber siguen produciéndose cambios en la materia blanca del cerebro”

“Hasta ahora, nadie podía creer que, en ausencia de alcohol, el daño en el cerebro progresara”, afirma Santiago Canals, experto del Instituto de Neurociencias y coordinador de la investigación. Para llegar a estas conclusiones, los científicos realizaron resonancias magnéticas a más de noventa pacientes voluntarios internados en un hospital de Alemania para su tratamiento de rehabilitación.

“El grupo de participantes en nuestra investigación está internado en el hospital, en un programa de desintoxicación, y se le controla el consumo de sustancias adictivas, lo que garantiza que no están bebiendo nada de alcohol”, subraya Canals.

“Por tanto, se puede hacer un seguimiento fiel de la fase de abstinencia, un periodo crítico porque las recaídas llevan a cronificar el consumo de alcohol”, añade. El consumo excesivo de alcohol está en el origen de más de 200 enfermedades y provoca cada año 3,3 millones de muertes en el mundo. De ahí que la detección temprana de los efectos negativos asociados sea un objetivo prioritario.

Esta imagen muestra que los daños cerebrales continúan tras seis semanas de abstinencia del consumo de alcohol.
/ Instituto de neurociencias, El Espectador

Estudio con ratas dependientes del alcohol

Para monitorizar la transición de normal a dependencia de alcohol en el cerebro, se ha aplicado paralelamente la investigación en un modelo con ratas Marchigian Sardinian, con preferencia por esta sustancia. “Este proceso no es posible verlo en humanos, porque en los estudios participan voluntarios sanos y personas con trastorno por abuso de alcohol”, explica Silvia de Santis, del Instituto de Neurociencias, autora principal del trabajo.

“Para monitorizar la transición de normal a dependencia de alcohol en el cerebro, se ha aplicado la investigación en un modelo con ratas”

“Con el consumo de alcohol se produce un cambio generalizado en la sustancia blanca, es decir en el conjunto de fibras que comunican distintas partes del cerebro”, precisa Canals. Las alteraciones son más intensas en el cuerpo calloso –relacionado con la comunicación entre ambos hemisferios– y la fimbria –que contiene las fibras nerviosas que comunican el hipocampo, estructura fundamental para la formación de memorias–.

Los investigadores de Alicante y Alemania intentan ahora caracterizar los procesos inflamatorios y degenerativos de forma independiente y más precisa, con el fin de entender la progresión durante la fase de abstinencia temprana en personas con problemas de abuso de alcohol.

 

Ref: El Espectador


5c8d7992157ae.r_1552830959040.0-0-3000-1500.jpeg

Foto: Rodrigo Sepulveda / EL TIEMPO

“Estos exámenes son incompatibles con la vida”, dijo el médico en la sala de urgencias esa mañana de domingo —de hace tres semanas— al leer los resultados de los gases arteriales de ManuelElkin Patarroyo, que recién había sido llevado a la Fundación Santa Fe por su esposa y uno de sus hijos, después de encontrarlo en su estudio en estado casi agónico.

Químicamente estaba muerto, pues su sangre carecía de bicarbonato; el lactato estaba por las nubes y el nivel de acidez marcaba unos parámetros tan bajos que sus familiares —incluida su hermana Gloria, que se había sumado a la corte de acompañantes—, en su condición de médicos, sabían que el científico y profesor transitaba por un camino cuyo retorno es excepcional: una acidosis metabólica severa.

Con deterioro en todos los sistemas, casi sin tensión arterial, frío y sin responder a ningún estímulo, el más prolífico investigador del país se convirtió en un reto para el destacado equipo médico que lo atendía y que sin tregua puso a su disposición las acciones y las herramientas más avanzadas para estos casos bajo la premisa que una de las enfermeras, según relata Gloria, repetía en voz alta: “Patarroyo no se puede morir así”.

Las horas del domingo pasaban, el riñón empezó a fallar, la tensión arterial no subía y las esperanzas decaían en todos, menos en los profesionales que no desfallecían en su empeño de jalonar las variables del organismo hacia la vitalidad. Antes de la medianoche no quedaba más remedio que conectarlo a una máquina de diálisis para limpiarle la sangre y esperar.

Aunque esta orden estaba en curso, no se llevó a la práctica porque los números empezaron a mejorar y la orina apareció a través de una de la decena de sondas y cables a los que estaba pegado el inventor de las vacunas sintéticas. Una nueva semana empezaba, con ella las señales de mejoría y la esperanza fijada en un cuerpo que empezaba a moverse con intención definida. Desde ahí las cosas fueron en ascenso.

La unidad de cuidados intensivos de la Fundación Santa Fe fue su domicilio por los siguientes siete días, bajo la rigurosa atención de un grupo de especialistas y de profesionales de enfermería a los que Manuel Elkin Patarroyo, con su tono de siempre, no se cansa de agradecer entre frases de admiración rematadas con un reiterado “muchos berracos, les debo la vida”.

“Antes de la medianoche no quedaba más remedio que conectarlo a una máquina de diálisis para limpiarle la sangre y esperar”

Sentado en la silla de su laboratorio entre el ‘desorden ordenado’ de arrumes de artículos científicos, revistas, libros abiertos y cerrados y un pocillo de café a medio vaciar, mientras copia en una libreta números que saca de un computador portátil y escribe con lápices de punta afilada que toma de un manojo atado por una banda de caucho, el obstinado buscador de una vacuna contra la malaria habla en exclusiva con EL TIEMPO.

¿Qué le pasó?

Me descompensé por una deshidratación severa que se generó, entre otras cosas, por un episodio gastrointestinal que terminó por sacarme de escena, tanto así que estuve ‘muerto’ por unos minutos y dos días en una falla multisistémica, que gracias a los excelentes médicos que me atendieron puedo estar contando el cuento. A ellos les debo la vida.

Usted es médico y sabe de lo que está hablando. ¿Cómo es estar muerto?

Es estar en medio de una luz resplandeciente, cegadora, con un silencio absoluto y una tranquilidad macha. Eso lo tengo muy presente.

Y para un hombre de ciencia, ¿qué es la muerte?

Es cerrar un ciclo en armonía con las leyes del universo. Todo empezó con el ‘Big Bang’ y en algún momento terminará. Los humanos no podemos excluirnos de ese precepto. El temor a la muerte es entendible porque es la incertidumbre de desaparecer. Y más, de desaparecer de la memoria.

Después de esos minutos muerto, ¿estuvo consciente?

Aunque no me podía mover, escuchaba las voces de los médicos y algunas frases que decían “no se puede morir”, pero las oía más allá que acá, porque no las ubicaba en espacio o tiempo.

¿Y qué siguió?

Una situación muy dura, porque a medida que me conectaba de nuevo con la vida me sentía impotente, esperando que el organismo reaccionara y como el eje de una central telefónica con cables pegados por todos lados. Entendí a los pacientes y admiré el compromiso del personal médico, que me tenía que tratar como a un recién nacido. Estaba en sus manos. Lo vi como algo mágico y esperanzador.

¿Le dio miedo saber que podía morir de verdad?

No, le repito que estaba muy tranquilo.

¿Cuándo volvió al trabajo?

Gracias a los médicos me recuperé en 10 días y regresé al laboratorio. Ahora recuerdo con seriedad el comentario de una de las enfermeras que me dijo que no me podía morir sin entregar la vacuna. Para ustedes puede sonar simple, pero para mí eso es muy importante.

Pero casi no la puede entregar…

Pero la voy a entregar. La verdad, la demora no ha sido mía ni de la investigación, sino de las dificultades que hemos tenido que enfrentar.

¿Como cuáles?

Limitaciones económicas que nadie imagina. Investigar cuesta mucho y nuestros recursos son muy limitados. Además de las trabas administrativas y legales.

¿De quién recibe ayuda?

En este momento de dos universidades colombianas, pero tengo que empezar a hacer ensayos clínicos y, para poner un ejemplo, el solo empaque de la vacuna, es decir, volverla ampollas en condiciones de seguridad, exactitud y pureza, cuesta dos mil millones de pesos, dinero que no tenemos, además de que eso tiene que hacerse en Europa.

¿La Universidad del Rosario ya no apoya la investigación de su vacuna?

Por diez años estuvo en este proyecto. Sin embargo, la consiliatura anterior manifestó que ya no le interesaba. Pero continuamos en alianza con otros proyectos académicos.

¿Entonces?

Pues que tengo la vacuna lista en el laboratorio, pero hay que iniciar ensayos clínicos en África y eso cuesta un mundo de dinero que esos países pobres no pueden pagar, y no contamos con financiación. Saber eso es angustiante.

¿Y qué más hace?

Formo doctores en ciencia, investigamos en otras líneas de trabajo, hago conferencias. En este momento preparo un foro mundial que en noviembre traerá a Bogotá a seis premios nobel para desarrollar una agenda sobre ciencia, desarrollo y progreso en el mundo de hoy.

“Los humanos no podemos excluirnos de ese precepto. El temor a la muerte es entendible porque es la incertidumbre de desaparecer. Y más, de desaparecer de la memoria”

¿Se siente bien tratado?

Siempre he creído en Colombia y espero contar con el tiempo suficiente para compensar con resultados de ciencia la confianza y el reconocimiento que muchos me manifiestan.

¿Qué les dice a sus detractores?

Mi lenguaje es el de la ciencia y la investigación. Y me expreso a través de artículos y resultados. En tal sentido, solo les presto atención a quienes hablan en ese contexto.

¿Tendremos vacuna contra la malaria?

Obvio. Le repito que ya la tengo. Solo espero que las cosas se nos den en lo económico para iniciar los ensayos clínicos y así poder cumplir a la enfermera que me atendía como si yo fuera un recién nacido. Ella y, por extensión, este país, en el que creo, se la merecen, lo mismo que miles de personas que la necesitan. En eso entrego mi vida.

 

Ref: CARLOS FRANCISCO FERNÁNDEZ, asesor medico El Tiempo


4439-1200x800.jpg

Proyecto de ley contempla digitalizar y unificar historias clínicas de todos los colombianos.

Imagine no tener que llevar la historia clínica debajo del brazo a cada una de las citas médicas y que por cada hospital o IPS que acuda, no tengan que abrirle una nueva. Éste es el proyecto de ley que radicó el representante del partido liberal Juan Fernando Reyes Kuri que pretende facilitar el acceso al sistema de salud, mejorando la eficiencia de los trámites administrativos al digitalizar la información médica de todos los usuarios.

La idea es crear un sistema que unifique y albergue de forma digital la historia clínica de todos los colombianos pertenecientes al sistema de salud y que permita acceder de forma fácil y rápida al historial médico del paciente, sin importar la entidad prestadora de salud a la que acuda.

“La mitad de las historias clínicas de Colombia todavía se hacen en papel, y no están unificadas. No hay un espacio virtual donde se consignen todos los datos de un paciente sin importar la institución a la que asisten, cada clínica tiene su sistema de historia clínica válido solo para la entidad”, afirmó el representante liberal.

El proyecto, que se encuentra radicado en el Congreso de la República y ya entró a la comisión séptima del senado para primer debate, consigna que una vez sea aprobado, el Ministerio de Salud en un lapso de 24 meses deberá digitalizar toda la información médica de los usuarios con los datos suministrados por las diferentes entidades de salud.

El gobierno nacional será el responsable de los recursos para invertir en el software y la tecnología necesaria en los hospitales públicos, para recopilar la información en las bases de datos. No obstante, cada entidad se encarga, independiente del sistema que tengan, de consignar los datos médicos de los usuarios al Ministerio de Salud.

Infografía Proyecto de Ley
Proyecto de ley: Historia Clínica Electrónica Única, Foto: Juan Fernando Reyes Kuri

Según Reyes Kuri, este avance en materia tecnológica permitirá mejorar la calidad de vida de los colombianos, acelerando el proceso de diagnóstico y tratamiento de las enfermedades.

“Se elimina la repetición de procesos. Los usuarios no deberán volverse a hacer exámenes médicos solo porque una clínica no valida los exámenes hechos por otra”, asegura el congresista.

Además de esto, dentro de los objetivos del proyecto, según Reyes, se contempla combatir la corrupción, haciendo más difícil que casos como el cartel de la hemofilia vuelvan a suceder por el control biométrico y los estándares de seguridad que genera la digitalización del historial médico de los usuarios.

 

Ref: El Tiempo


232462-P28RZA-341-1200x800.jpg

Científicos mexicanos están inmersos en el desarrollo de videojuegos enfocados a la rehabilitación de daños neurológicos en pacientes que han sufrido una Enfermedad Vascular Cerebral (EVC) con el fin de que puedan recuperarse de una manera más intuitiva y divertida.

Es en uno de los laboratorios de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) donde se crean estos videojuegos con una nostálgica estética retro que recuerda a Súper Mario Bros. Esta vez, el tradicional ‘joystick’ deja paso a sensores que capturan el movimiento de las manos y los brazos, un entretenido ejercicio de repetición que acaba restaurando la conectividad de las neuronas.

Durante una visita de Efe al Laboratorio de Investigación y Desarrollo de Aplicaciones Interactivas para la Neurorehabilitación, algunas pantallas muestran los distintos juegos: uno trata de hacer sandwiches, otro es el clásico juego de plataformas y el último traslada al paciente a un campo de fútbol.

Ana María Escalante, coordinadora del laboratorio, cuenta a Efe que la idea es “utilizar sensores de posición y movimiento para rastrear los movimientos de las personas y simular las terapias de rehabilitación que normalmente utilizan los terapeutas para tratar a pacientes con daños neurológicos”.

No obstante, este es un tratamiento complementario, que aporta novedades para ser más divertido.

Por tanto, todavía no hay pruebas concluyentes para decir si potencia la terapia normal. Eso sí, por ahora, resulta mucho más divertido.

Aunque la idea del laboratorio es tratar de abordar distintos padecimientos neurológicos, por ahora únicamente están centrados en uno, la EVC.

Debido a que cada vez en México habrá más adultos mayores -el promedio de aparición de la enfermedad son los 73 años- la incidencia de la enfermedad será cada vez mayor.

La EVC afecta a la motricidad de las personas, normalmente a raíz de un bloqueo en el flujo sanguíneo que afecta a uno de los dos hemisferios del cerebro.

Como si de un espejo se tratase, cuando el hemisferio izquierdo se daña, las consecuencias se reflejan en el hemisferio derecho, y viceversa.

De acuerdo con Escalante, a efectos prácticos, es el cuerpo el que siente este bloqueo cerebral manifestando una “hemiparesia, es decir, medio lado del cuerpo queda muy limitado en su sensibilidad y motricidad”.

No obstante, ante este mal, el cerebro tiene sus propios trucos para salir airoso, y en este caso su estrategia es la llamada plasticidad neuronal.

Esto significa que “las neuronas vecinas a las neuronas muertas empiezan a tratar de establecer conexiones”.

Es en ese momento cuando deben de hacerse los “movimientos adecuados y precisos” (como los que promueven este tipo de videojuegos) para que se recupere la movilidad neuronal y el paciente se recupere.

En esta recuperación, el tiempo es clave y aquí es donde los videojuegos juegan un papel esencial; una vez pasada la fase de riesgo, el paciente puede instalar el videojuego en su domicilio.

“La idea de los videojuegos es que es algo que el paciente podría llevar a su casa y con esto estaríamos abordando dos problemas importantísimos en la recuperación, que son la oportunidad y la frecuencia”, explicó la científica.

Una fase de rehabilitación suele ser tediosa, va acompañada de caídas de ánimo y no es fácil sobrellevarla.

Contra todo eso, los científicos de la UNAM encomiendan la misión a los juegos “Sandwich Manía”, “Charlie’s Scape” (estilo Súper Mario Bros) y “Penal Madness”

Ref: EFE,  La FM


30495-1200x800.jpg

Tras analizar 62 productos, Educar Consumidores encontró que 20 de estos tienen cantidades de azúcares con diferencias de más del 20% con respecto a lo reportado en la etiqueta.

Las alertas sobre el costo en salud que el consumo de azúcar y de bebidas azucaradas le está pasando al mundo ya son muchas. En octubre de 2017, y después de reunir los resultados de 1.698 estudios realizados en 186 países, la revista The Lancet publicó un informe advirtiendo que actualmente hay 10 veces más niños y jóvenes con obesidad de lo que se registraba hace 40 años. Además, indicó que para 2022 habrá en el mundo más niños obesos que desnutridos.

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud, al considerar el sobrepeso y la obesidad como una epidemia, ha señalado que el consumo de bebidas azucaradas debe ser desincentivado con medidas fiscales, restricción de su publicidad y restricción de su comercialización en ambientes escolares.

En Colombia, frente a este tema, las normas son débiles. Una de ellas, sin embargo, es que en los etiquetados de este tipo de productos sea claro y trasparente. Sin embargo, un estudio realizado por Educar Consumidoreencontró que estaría sucediendo todo lo contrario. Tras analizar 62 bebidas azucaradas que se venden en el país, advirtió que 20 de estas tienen “tienen cantidades de azúcares con diferencias de más del 20% con respecto a lo reportado en la etiqueta”.

El estudio fue realizado en Bogotá durante un periodo de 24 meses, entre el 2016 y el 2018. “En este periodo se realizó observación, seguimiento y análisis de laboratorio del nivel de cumplimiento” de los etiquetados referente a cantidades de azúcares reportados . Igualmente, en 47 de las bebidas también se evaluó el contenido de glutamato monosódico, azúcar de caña, y otros azúcares a base de glucosa y fructosa. En total se practicaron 119 pruebas de laboratorio, en donde las bebidas fueron analizadas hasta 3 veces en diferentes periodos de tiempo.

Además de encontrar que 20 bebidas tenían hasta 20% más de la azúcar reportada en la etiqueta, el estudio descubrió que las de las 47 bebidas con análisis adicionales, 27 reportan en su etiqueta azúcares diferentes a los encontrados en el laboratorio y 13 contienen glutamato monosódico no reportado en la etiqueta.

“Los hallazgos nos llevan a concluir que, a pesar que el etiquetado es la forma en que el fabricante de bebidas azucaradas informa al consumidor sobre su producto; esta comunicación es desigual y desfavorable al consumidor. La razón radica en que el fabricante cuenta con toda la información objetiva del producto, sus componentes, cualidades y defectos; mientras que, el consumidor se ve sujeto a confiar en lo que el fabricante le transmite en las etiquetas y la publicidad”, señala Educar Consumidores.

En otras palabras, Educar Consumidores, a través de su estudio, evidencia que los derechos de los consumidores están siendo vulnerados en muchos casos y que existe una “ineficacia de los entes de control del Estado para  proteger los derechos de los consumidores y certificar la veracidad de los contenidos declarados por los fabricantes”. En Colombia, explican, “el control y seguimiento de dicha normatividad es función del Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (INVIMA)”.

 

Ref: Redacción Salud, El Espectador


253253-P46VX2-659-1200x800.jpg

A pesar de las pruebas rigurosas y el monitoreo que se realiza en el agua de la llave, los latinos de los Estados Unidos aún se inclinan hacia la compra de agua embotellada para el uso diario.

Toda el agua del país se somete a análisis diarios por laboratorios certificados para asegurar el cumplimiento con las normas de calidad. La Ley de Agua Potable (SDWA, por sus siglas en inglés) establece que todos los proveedores de agua potable conduzcan pruebas rigurosas de calidad realizadas por laboratorios certificados y que se preparen reportes anuales de calidad para los usuarios.

En conmemoración del Día Mundial del Agua, este 22 de marzo, la Autoridad de Proyectos de la Cuenca del Río Santa Ana (SAWPA)  está difundiendo este mensaje sobre la seguridad, el valor y los beneficios de beber agua de la llave.

Su seguridad

  • En los Estados Unidos, el agua de la llave está más regulada que el agua embotellada, la cual se analiza con menos frecuencia que el agua  de su proveedor.
  • El agua embotellada se almacena en un contenedor de plástico que puede liberar químicos tóxicos, ya que no se requieren pruebas para dichos químicos o para las pruebas de bacterias que se puedan anidar en las botellas de plástico.
  • Se supone que las tiendas de agua de las esquinas deben ser monitoreadas y sujetas a rigurosos análisis de calidad, pero a menudo las inspecciones no son consistentes y la calidad del agua puede resultar poco confiable o, de hecho, es la misma agua que puede obtener de su hogar por una fracción del costo.
Su valor 
  • El agua de la llave tiene un valor excepcional, con la cantidad de infraestructura, las pruebas de calidad del agua y los recursos necesarios para garantizar que se pueda beber todos los días. ¿Sabía que un galón de agua de la llave le cuesta menos de tres centavos?
  • Gastar más dinero en agua embotellada no garantiza que el agua sea de mejor calidad. Invierta en una botella de agua reutilizable y llene con el agua de la llave de su casa, la nevera o incluso use un filtro para el hogar si prefiere el sabor del agua filtrada.
Sus beneficios 
  • Más de la mitad del cuerpo humano está formado por agua y beber suficiente todos los días es importante para mantener un equilibrio físico y mental saludable.
  • El consumo de agua mantiene los líquidos de nuestro cuerpo en equilibrio e incluso puede afectar nuestros niveles de energía.
  • ¿Se siente cansado? Usted podría estar deshidratado. Trate de beber un vaso de agua de la llave. Consulte con su médico para averiguar cuánta agua debe beber cada día.
  • Las bebidas azucaradas y los refrescos no son un sustituto del agua. Nuestros cuerpos necesitan agua. Llene una jarra o botellas con agua de la llave y déjela en la nevera para un fácil acceso. Su cuerpo estará trabajando a su nivel óptimo cuando esté bien hidratado.

CONCLUSIÓN 

CONFÍA EN EL AGUA DE LA LLAVE.

 

Ref: MSN


994-1200x801.jpg

En comparación con 1990, en 2016, otros 250 millones de adolescentes en todo el mundo vivían en países con múltiples cargas en violencia y desigualdad y con una salud más pobre.

Los adolescentes, entre los 10 y 24 años, agrupan la generación más grande en la actualidad con 1.800 millones en 2016. Lo paradójico es que un estudio global publicado por la prestigiosa revista médica The Lancet, revela que son menos saludables que la generación joven de hace 30 años.

Este proporciona la primera fotografía de la salud y el bienestar de la tercera parte de la población y de acuerdo a la publicación se evidencia que las inversiones en su bienestar no han seguido el ritmo del crecimiento de la población. Los hallazgos destacan un lento ritmo de cambio en los sistemas de salud, educación y legal, dejando las necesidades de los adolescentes insatisfechas.

El autor principal, Burnet Institute codirector de Salud del Adolescente, Peter Azzopardi, quien también ocupa cargos en el Instituto Murdoch de Investigación Infantil y la Universidad de Melbourne dijo al respecto en comunicado de prensa oficial: “por ejemplo, en comparación con 1990, ahora hay 180 millones más de adolescentes con sobrepeso y obesos, y 75 millones más que viven con anemia”.

Los autores del estudio hicieron un seguimiento del progreso en 12 indicadores de la salud de los adolescentes en 195 países, incluidos factores de riesgo como el tabaquismo y la obesidad, y los problemas sociales que afectan a la salud, como el matrimonio infantil y el acceso a la educación en bachillerato.

Los resultados alertan y por eso se derivan en recomendaciones alrededor de inversiones integrales en la salud de los adolescentes y respuestas que se extiendan más allá de los sistemas de salud, por ejemplo, en educación.

Una creciente población adolescente en muchos países de bajos y medianos ingresos podría proporcionar una oportunidad sin precedentes para impulsar el desarrollo socioeconómico. La salud y el bienestar de los adolescentes podrían ser fundamentales para lograr los objetivos de desarrollo sostenible y para la reducción de la pobreza. Sin embargo, muchos jóvenes en estos entornos soportan una gran carga de enfermedad, están en desventaja en los determinantes sociales de la salud y están expuestos a mayores riesgos para la salud”, agregó Azzopardi.

Desigualdad mundial

Entre 1990 y 2016, el crecimiento de la población fue mayor en los países donde la salud de los adolescentes es más pobre. Este cambio demográfico ha aumentado las desigualdades globales.

En 2016, las enfermedades no transmisibles (ENT) fueron el principal contribuyente a la enfermedad en adolescentes. Los países con cargas múltiples representaron el 55% de las ENT. Una cuarta parte de la carga total de la enfermedad se debió a enfermedades transmisibles, maternas y nutricionales. Sin embargo, casi toda esta carga de enfermedad la soportan los adolescentes que viven en 70 países de ingresos bajos y medios. En los Estados Unidos, la mala salud causada por lesiones fue mayor que en países de ingresos altos similares.

Nutrición, alcohol y tabaco en la salud del adolescente

Los riesgos para la salud nutricional se hicieron más prominentes entre 1990 y 2016. En 2016, 324 millones, o casi uno de cada cinco, de los adolescentes con sobrepeso u obesos, un aumento del 120% en comparación con 1990 cuando hubo 147.3 millones. El sobrepeso u obesidad fue el único indicador donde la prevalencia está aumentando en los adolescentes en casi todos los entornos. Las jóvenes chinas experimentaron un aumento anual de casi el 5%, mientras que las jóvenes indias experimentaron un aumento anual de casi el 9%.

El Dr. Azzopardi dice: “Dado que la recuperación de la obesidad en los adolescentes es rara una vez establecida, las consecuencias para la salud en la vida posterior y para la próxima generación podrían ser grandes”.

Durante el mismo período, el crecimiento de la población aumentó el número de adolescentes con anemia en un 20%, de 357 millones a 430 millones, con el 77% de los casos en países con múltiples cargas. La anemia fue más común en mujeres jóvenes que en hombres jóvenes.

A nivel mundial, la cantidad de adolescentes de 15 a 19 años que bebieron alcohol poco cambió poco desde 1990: de 41 millones de niños y 26 millones de niñas en 1990 a 44 millones de niños y 27 millones de niñas en 2016. Los países con los niveles más altos de mujeres jóvenes beben en exceso -con prevalencia superior al 55%- incluía Irlanda, Dinamarca, Nueva Zelanda y Finlandia. Fue incluso mayor en los adolescentes varones de Austria, Dinamarca y Finlandia. En contraste, la prevalencia en ambos sexos en Bangladesh, Pakistán y Egipto fue inferior al 1%.

El número global de fumadores diarios de adolescentes disminuyó en alrededor del 20%, de 174 millones en 1990 a 136 millones en 2016, no obstante la prevalencia global entre niños y hombres jóvenes de 10 a 24 años de edad todavía era superior al 10% en 2016. Hubo un pequeño incremento anual de poco más del 1% entre las niñas y las mujeres en países con múltiples cargas.

Niñas y mujeres jóvenes dejadas atrás

La desigualdad de género sigue siendo un poderoso motor para la mala salud de los adolescentes, especialmente en los países de bajos ingresos. El matrimonio infantil sigue siendo común, reflejando normas de género dañinas. Se calcula que 66 millones de mujeres de 20 a 24 años de edad reportaron haberse casado antes de cumplir los 18 años.

A nivel mundial, se estima que el número de jóvenes de 15 a 24 años que no asisten a la educación, el empleo o la capacitación (NEET) es aproximadamente tres veces mayor para las mujeres jóvenes (175 millones) que para los hombres jóvenes (63 millones). En la India, la prevalencia es más de 15 veces mayor en mujeres jóvenes que en hombres jóvenes (casi 54% en comparación con 3.5%). La alta prevalencia de NEET entre las mujeres jóvenes en países con cargas múltiples podría explicarse por las altas tasas de embarazos adolescentes, que interrumpen la educación y, a su vez, restringen las perspectivas de empleo.

“Lograr la equidad de género en los determinantes de la salud y el bienestar de los adolescentes requerirá medidas en muchos frentes, incluidos el empoderamiento económico y laboral, un mejor acceso a la atención médica esencial, incluida la anticoncepción, la implementación de marcos legislativos para proteger a las niñas del matrimonio precoz y los cambios en las normas comunitarias”, dijo, por su parte el profesor George Patton del Instituto de Investigación Infantil Murdoch y la Universidad de Melbourne (Australia), quien, en 2016, dirigió The Lancet Comisión de salud y bienestar del adolescente.

Este estudio utilizó estimaciones modeladas para ayudar a llenar los vacíos de datos y para proporcionar una imagen lo más completa posible de la salud de los adolescentes.

Causas de muerte entre niños de 5 a 14 años en tres países

Un segundo artículo en The Lancet, publicado al mismo tiempo, se centra en las causas de muerte en niños de 5 a 14 años de edad en la India, China, Brasil y México. India y China juntas representan un tercio de la población mundial de adolescentes.

En estos países, más de 200,000 en este grupo de edad mueren cada año y los investigadores encontraron que la mayoría de las muertes se debieron a enfermedades prevenibles o tratables. En 2016, India tuvo las tasas de mortalidad más altas en casi todas las categorías, incluidas las enfermedades transmisibles. En China, las lesiones representaron la mayor proporción de muertes (20,970 de las 39,430 estimadas), principalmente como resultado del ahogamiento (6,130 muertes en niños y 2,600 muertes en niñas). Las muertes por lesiones en el transporte, el ahogamiento y el cáncer fueron comunes en los cuatro países, con accidentes de transporte entre las tres principales causas de muerte para ambos sexos en todos los países, excepto las niñas indias, y el cáncer entre las tres principales causas para ambos sexos en México , Brasil y China.

Ref: El Colombiano


9875-1200x900.jpg

La infección resistente a los antibióticos que se detectó en Reino Unido el año pasado fue contraída por dos mujeres tras tener sexo sin protección en Ibiza.

En marzo del año pasado, se anunció que un ciudadano en el Reino Unido contrajo una enfermedad de transmisión sexual que los informes médicos bautizaron como “super gonorrea”. Es considerado el peor caso de gonorrea con el que los expertos se han topado. La infección es resistente a dos antibióticos recomendados para tratarla: la azitromicina y la ceftriaxona.

Ese fue el primer caso a nivel mundial que presentó resistencia a ambos medicamentos, de acuerdo a los investigadores de la agencia nacional de salud británica, que se encuentra investigando el caso. Tanto la Organización Mundial de la Salud (OMS), como el Centro Europeo de Prevención y Control de las Enfermedades calificaron el caso como único.

Pero un nuevo estudio reveló que otras dos mujeres británicas tienen la resistente infección. Un nuevo estudio, publicado en Eurosurveillance, reveló que las mujeres formaban parte de la “misma red sexual” y que se habían acostado con otros británicos en la isla española de Ibiza.

La primera mujer, que visitó al médico en octubre de 2018 con síntomas de la enfermedad de transmisión sexual. Según cuenta Standard UK, tuvo varias parejas sexuales ese año, y con algunas tuvo sexo sin protección.

La segunda mujer, visitó una clínica de salud sexual un mes después y las pruebas revelaron que también tenía la cepa de gonorrea resistente a los antibióticos después de acostarse con un hombre que había visitado la isla recientemente.

“Si bien los casos son actualmente muy raros, hemos alertado y alentado a las agencias de salud pública y médicos de salud sexual europeos a que sepan que esta cepa de gonorrea tiene el potencial de propagarse en Europa”, dijo el doctor Nick Phin, Director Adjunto del Servicio Nacional de Infecciones en Salud Pública de Inglaterra, al medio británico.

En abril de ese año, el hombre diagnosticado con la peor gonorrea del mundo fue curado. Luego de que los dos antibióticos usados en estos casos (azitromicina y ceftriaxona) no funcionaran para vencer esta bacteria resistente, los médicos lograron hallar una solución. Tras hacer un análisis detallado, encontraron que aún había un antibiótico que podía servir para curar la infección: el ertapenem.

Aunque las autoridades pensaban que era el único caso con “supergonorrea”, como la llamaron algunos, al parecer hay otras dos personas con un problema similar en Australia. Una de ellas, como sucedió con el inglés, también tuvo relaciones sexuales en el Sudeste Asiático. El otro no había abandonado el país.

Más allá de lo pintoresco del caso, el episodio de la super gonorrea recuerda que la resistencia a los antibióticos es un asunto que cada vez llama más la atención de organismos de salud mundiales. La Organización Mundial de la Salud advirtió que la Neisseria gonorrhoeae no es la única bacteria que ha adquirido resistencia a los antibióticos comúnmente utilizados. También se han registrado casos con la Klebsiella pneumoniae (una bacteria intestinal común que puede causar infecciones potencialmente mortales) y con la Escherichia coli. Enfermedades como la tuberculosis ya tienen un registro alarmante: el 20% de los casos tratados hasta 2014 fueron multirresistentes.

 

Ref: Redacción Vivir – El Espectador



Visítenos en las redes sociales:


Visítenos en las redes sociales:


Copyright Distribuciones Medife SAS 2018. Todos los derechos reservados